Anticiclones, borrascas, nubes y la lluvia


Los cambios climáticos se generan, principalmente, debido a movimientos de grandes masas de aire. Dentro de la totalidad del aire que nos rodea sobre la tierra, existen diferentes volúmenes del mismo, que se diferencian unos de otros por tener mayores o menores presiones. Estas diferencias entre unas y otras, provocan los fenómenos climáticos que experimentamos. Al nivel del mar, la presión atmosférica tiene un valor, considerado como “normalizado”, de 1 atmósfera. Cuando el aire está en contacto con la tierra, o con la superficie de los mares y océanos, se calienta, y por tanto, como sucede con los gases, su densidad disminuye, haciendo que se eleve hasta cotas superiores, donde se estabilizará. Cuando transcurrido un tiempo, desciende su temperatura, volverá a bajar, porque aumentará su densidad. Este es, a grandes rasgos, el motivo principal del movimiento de las masas de aire de las que hablaba anteriormente. Y digo a grandes rasgos, porque en realidad existen otros factores que modifican la presión, como puede ser la humedad o la latitud (según ésta, el espesor de la atmósfera puede variar). Cuando dos grandes masas de aire con distintas temperaturas chocan entre sí, se produce una variación de la humedad y la temperatura, formando una línea entre las dos, que es lo que se denomina “frente“. Éste podrá ser un frente frío si era la masa fría la que avanzaba hacia la caliente, y podrá ser un frente cálido, si es a la inversa.

Nubes

Bien, una vez comprendido esto, podemos definir entonces los conceptos de anticiclón y borrasca (ciclón), que tan frecuéntemente oímos hablar de ellos en el parte meteorológico. El primero, el anticiclón, es el que se produce cuando la masa de aire desciende, debido a su mayor densidad, con respecto al aire que lo rodea. Esto hará que la presión aumente abajo. El segundo, la borrasca, al contrario, hará que descienda la presión, porque subirá hacia arriba (menor densidad). Estos grandes movimientos de aire, serán los causantes de la aparición del viento, pero ¿como podemos relacionar todo esto con las nubes y la lluvia? Las nubes son masas de aire que tienen una significativa cantidad de agua en su composición. Llega un momento que se elevan hacia arriba, por tener menor presión, y una vez vez allí, por aplicación directa de la Ley de los Gases Ideales, se expande (por estar rodeada de menor presión), y se enfría, provocando la condensación de ese agua, en forma de pequeñas partículas, que podrán ser de hielo o líquido, en función de la altura. Cuando la nube se encuentre tan saturada de agua que no pueda contenerla, caerá, formando lluvia, llovizna, nieve o granizo, según la temperatura o la humedad que haya cogido.

2 Comments

  • […] explicado en un artículo anterior que un ciclón o borrasca se produce cuando hay una caída de la presión atmosférica, haciendo […]

  • […] antes de nada, deciros que esta entrada podría considerarse la segunda parte, siendo la primera esta otra. Aunque también podría ser a la inversa. Las tormentas se suelen relacionar con los truenos y los […]

%d bloggers like this: