¿Por qué giran los astros?


Antes de nada, en el giro de los astros, debemos diferenciar dos tipos: el que realizan sobre su propio eje, y el que realizan alrededor de otro astro. En el Sistema Solar, por ejemplo, todos los planetas giran alrededor del Sol, y a su vez, sus satélites, lo hacen alrededor de los planetas.

Pero, ¿por qué lo hacen? La explicación de porqué un planeta gira sobre si mismo, se remonta a los principios de su creación, hace millones de años. Cuando se formaban los sistemas (como el Sistema Solar), tenían una estrella (el Sol) entorno a la cual se conformaba una gran cantidad de materia, gas y polvo, que a lo largo del tiempo se fué compactando, formando lo que hoy vemos como planetas (entre otras cosas). Pero debido a la atracción gravitatoria de dicha estrella central, lo hacen mientras su propio material de creación gira sobre sí mismo. Al final lo que sucederá, es que tendremos un número de astros que habrán empezado a moverse desde el inicio de (sus) tiempos, y seguirán haciéndolo, a no ser que algo les detenga. Es pura inercia.

Vale, ¿y que pasa con el movimiento de giro de unos alrededor de otros? Eso es lo que denominaríamos movimiento orbital, y su explicación se la debemos en gran parte a un físico llamado Isaac Newton. Los cuerpos tienen una fuerza gravitatoria, que es una fuerza de atracción. Y un planeta, no deja de ser un cuerpo más. Dicha fuerza será mayor cuanto mayor sea el cuerpo. En el caso del Sol, es suficientemente grande como para atraer a todos los planetas que orbitan a su alrededor. En el caso de la Tierra, hace lo mismo con la Luna. orbita-tierraPero, si el Sol nos atrae, ¿por qué no nos acercamos a él directamente, en linea recta? Pues ahí es donde radica la magia del asunto. Eso no sucede gracias a la rotación sobre nuestro propio eje, explicada más arriba. La mezcla de la rotación y la atracción, es la que nos da como resultado ese recorrido orbital alrededor del Sol. Si la Tierra no girase sobre sí misma, nos dirigiríamos hacia él. Digamos que existen fuerzas, no que se contrapongan, pero si que generen ese movimiento de traslacción: por un lado está la fuerza gravitatoria, y por el otro la fuerza inercial. Pero, la pregunta del millón es: entonces, la Luna, de la que siempre vemos su mismo lado, no parece girar. ¿Por qué no cae hacia la Tierra? Pues el motivo es porque en realidad sí gira sobre sí misma. Lo que pasa es que lo hace con una velocidad angular igual a su velocidad de traslacción. Con lo cual, siempre estamos viendo el mismo lado. Pero podemos encontrar ejemplos de satélites, como los artificiales, que sin girar sobre sí mismos realmente, tampoco se caen. La cuestión es que si conseguimos girar alrededor del planeta, por encima de una cierta velocidad, que irá en función de la altura a la que se encuentre sobre la Tierra, podremos evitar ser atraídos por la gravedad hasta caer. Cuanto más alejados estemos, menor deberá ser esa velocidad. Fijaros en el dibujo adjunto. Imaginaros que estamos subidos a cierta altura, como es el caso del monigote, y tiramos una piedra. Pero la velocidad a la que podemos lanzarla, podrá ser de tres valores. En el caso de tirarla a una velocidad A, pequeña, la piedra describirá una parábola corta, hasta que cae al suelo. En el caso de la velocidad B, podremos lanzarla más lejos, porque será mayor velocidad, pero seguirá sin ser suficiente. Pero en el caso de la velocidad C, habremos tirado la piedra tan fuerte, que la parábola no será tal, sino otra circunferencia que rodeará por completo al planeta, hasta hacer que nos golpee en el cogote. Si dicha velocidad fuese constante, al dar una vuelta completa, continuaría hacia la siguiente, y así sucesivamente, venciendo la atracción que recibe del propio planeta, y manteníendose en orbita constantemente.

6 Comments

  • […] Y el ciclo que siguen esas subidas y bajadas, se debe a que nuestro satélite natural, está rotando alrededor de la Tierra. Sí, habíamos dicho en ese otro artículo que la órbita lunar era debida a la atracción que la […]

  • […] lo utilizaremos, ya que no en todos los sitios el Sol proyecta su luz de igual manera, debido a la posición de la Tierra con respeto a dicha estrella.La sombra proyectada corresponde a un objeto sobresaliente denominado […]

  • […] en otro artículo como la Tierra, al igual que otros planetas, en sus inicios no era más que un montón de gases y […]

  • […] Dicho protón tienen la característica de girar sobre sí mismo dentro del núcleo, como hacen los planetas. Al someterlos al campo magnético, cuando el paciente es situado en la máquina de resonancia, ese […]

  • […] información de Wired, Naukas, L’ observatoire de Paris, Explicaciones Simples, NASA y el Instituto de Astrofísica de Canarias. Las imágenes de este artículo son propiedad, […]

  • Antonio (#)
    August 1st, 2015

    Porque ningun cientifico se cuestiona que el hecho de que giren sobre si mismo podria tener algo que ver, tanto con la forma como con la gravedad? Acaso se ha encontrado un objeto espacial que tenga gravedad y no gire sobre si mismo?

%d bloggers like this: