Fluorescencia y fosforescencia


Sí, nada mas leer parte del título, habéis pensado en los tubos fluorescentes. Vale, pueden tener cierta relación, pero las definiciones explicadas esta vez, abarcan un poco más.

La fluorescencia es un tipo de emisión de luz característica de ciertos materiales que son capaces de absorber radiación electromagnética, para luego expulsarla en forma de otra radiación, pero de diferente longitud de onda. Generalmente, la energía absorbida tiene menor longitud de onda que la expulsada. Esto quiere decir que habrá mayor energía de entrada que de salida. Además, no se aprovecha al 100% dicha energía, sino que una pequeña parte se pierde en el instante (medido en nanosegundos) en que permanece dentro del material, disipada en forma de calor. Ejemplos de fluorescencia los hemos visto más de una vez, cuando en ciertas condiciones de luz, vemos como una botella con su contenido interior, parece brillar de otro color. O cuando llevamos ropa con unos determinados colores, estos se iluminan brillantemente al estar expuestos a luces concretas.

medusa

El otro concepto, la fosforescencia, que a veces por la complejidad semántica solemos confundir, tiene su principal diferencia con respecto a la primera en que la emisión de la radiación previamente absorbida se produce de un modo más lento, que puede ser de segundos a incluso horas, debido a las cualidades físicas especiales del material. Pero al igual que la fluorescencia, mantiene la propiedad de absorber luz de una determinada longitud de onda y emitirla después en otra distinta. Ejemplos de fosforescencia los tenemos en algunas medusas o en las luciérnagas.

1 Comments

%d bloggers like this: