El principio de Pascal


Un físico y matemático francés de siglo XVII llamado Blaise Pascal fue el responsable de uno de los principios físicos más importantes del que se puede encontrar constancia en nuestra vida cotidiana.

De forma simple, saliéndonos del típico enunciado de libro de texto, lo que venía a decir es que la presión de un fluido que introduzcamos en un recipiente cerrado, será igual en todos los puntos. Será la misma presión en las paredes internas del contenedor, independientemente de que estén más o menos cerca del lugar por donde introducimos el fluido. Podríamos pensar que a medida que rellenamos el recipiente, el agua, por ejemplo, haría mayor presión en el fondo, pero no es así.

Imaginaros una esfera llena de agujeros. Por uno de ellos, acoplamos una manguera, y comenzamos a meterle agua. Cuando esté llena, el agua comenzará a salir por todos los orificios, pero lo hará a igual presión. No saldrá con menos presión los que estén más arriba, o más alejados o cercanos al punto por donde la rellenemos. No. Saldrá igual por todos ellos.

Dos detalles que conviene tener en cuenta, para que el principio tenga validez, es que el fluido deberá ser incomprensible (o casi) y el recipiente que lo contiene indeformable.

Una aplicación muy frecuente de este principio, lo tenemos en las prensas hidráulicas. Gracias a él, se podrán elevar o desplazar pesos relativamente grandes, haciendo una fuerza bastante menor de la que correspondería si lo hiciéramos de forma directa.

Commentarios

Leave a Reply

%d bloggers like this: