La miel que nos traen las abejas


La miel, ese manjar dulce que todos hemos probado al natural, o en todo tipo de recetas, sabemos que existe gracias a las abejas, pero, ¿como?

Se lo debemos, principalmente a las abejas obreras, que como su nombre indica, son las que más trabajan en una colmena. Sí, también está la reina y los zánganos, pero son las obreras las que hacen viajes enormes en busca del néctar de las flores. Lo succionan, y lo guardan en una especie de “buche” llamado corbícula, en la región torácica, hasta llevarlo a la colmena. Por el camino, el néctar, que contiene sacarosa, se transforma en glucosa. Esta nueva mezcla será depositada en una de los cientos de celdas hexagonales. Allí, gracias a otras obreras que la volverán a succionar y expulsar repetidas veces, y también a la temperatura ambiente creada en el interior, la miel puede llegar a perder hasta el 80% del agua, lo cual no evita que el resultado siga siendo esa sustancia tan deliciosa que finalmente será recolectada por los apicultores.

Commentarios

Leave a Reply

%d bloggers like this: