Los microporos y los mesoporos


Bueno, realmente, en el título de esta explicación, también debería incluir los macroporos. El motivo de haber escogido esos otros dos, es por la relación con el reciente Premio Príncipe de Asturias otorgado a los científicos Avelino Corma, Mark E. Davis y Galen D. Sutcky, en la categoría de Investigación Científica y Técnica, motivado por sus trabajos en lo concerniente a esos dos conceptos (y otras cosas, más, evidentemente).

Se denomina microporo a aquellos cuyo diámetro es inferior a 2 nanométros (Nm). Osea, menos de 2 milmillonésimas partes de metro. Osea, muy pequeños. Cuando el tamaño está en 2 y 50 Nm, es cuando se los denomina mesoporos. Y cuando está por encima, macroporos.

El estudio de estas diminutas cavidades que se pueden encontrar o crear en los materiales es de un gran valor, ya que nos permitiría utilizarlo como filtros, pero a unos niveles nunca antes usados. Así, podríamos filtrar agua con un material mesoporoso, de tal manera que aquellas moléculas de sustancias que en ella floten, y que sean indeseables, quedasen separadas del H2O original. O por el contrario, podríamos aprovecharnos de un tamaño concreto para retener la parte que sí deseamos de un fluído, desechando el resto.

Además, otra característica del estudio de esta porosidad microscópica, sería el poder fabricar artificialmente materiales con unos poros de una forma concreta. Es por ello que entra en juego aquí la zeolita, mineral perteneciente a los aluminosilicatos, cuya principal virtud es poder fabricarla en un laboratorio con el tamaño y forma de poro deseado, ajustándose al requerimiento buscado.

Commentarios

Leave a Reply

%d bloggers like this: