Los radares de velocidad


¿Cómo funcionan esos aparatos que utiliza la policía para ponernos la multa cuando vamos en coche a más velocidad de la permitida? Sí, el temido radar de velocidad, ya sea fijo o en movimiento. Pues lo hacen apoyándose en parte en el efecto Doppler.

Estos aparatos son emisores y a la vez receptores de ondas de radio. Emiten un haz hacia el objetivo móvil, con una frecuencia concreta, rebota sobre el mismo, y retorna hasta el radar. Pero al hacerlo, es con una frecuencia diferente, debido a que es un objeto en movimiento. Mediante una fórmula matemática que el aparato realiza, comparando la frecuencia inicial con la que retorna, será capaz de determinar la velocidad del vehículo.

El sistema anterior, es el utilizado para los rádares que se encuentran en una posición estática. Pero también los hay que se pueden estar moviendo, a la vez que lo hace el objetivo (por ejemplo, los que se situan en un helicóptero). Para ello, el sistema es ligeramente diferente. Debido a que en ellos, tanto el punto de salida de las ondas de radio, como el de rebote se encuentran en movimiento, el resultado sería una diferencia de las dos velocidades. Lo que hace este otro tipo de rádar, es no solo procesar la frecuencia de radio que recibe del objeto móvil, sino también la del entorno: guardarailes, señales de tráfico, la superficie de la carretera, etc. Y así establece la diferencia, ya que dichos puntos del entorno estan fijos.

%d bloggers like this: