¿En qué consiste el apendicitis?


Durante mucho tiempo se ha considerado el apéndice, ese pequeño saco que se encuentra al final del intestino grueso, como algo inútil. Lo llamaban, en términos evolutivos, órgano vestigial. Algo que en el pasado puede que tuviese utilidad, pero que con el paso de los siglos, o mejor, milenios, ha dejado de necesitarse.

Pero recientes estudios han llegado a una conclusión que quizá contradiga esta creencia. Se basan en que en realidad la función de este pequeño compartimento almacena bacterias benignas, como son las que forman la flora intestinal. También es cierto que no es el único método para lograr este fin, y es por ello que cuando se produce la extirpación del apéndice, no existen unas consecuencias fatales para el enfermo, ya que puede seguir haciendo vida normal.

Pero no entraremos en detalle en todo esto, sino en una dolencia que tiene que ver con el apéndice. Se trata del apendicitis. Se trata de una inflamación de este pequeño órgano. Los motivos que la pueden provocar pueden ser variados, pero todos ellos tienen que ver con una obstrucción del mismo. Desde un tumor, hasta heces o cuerpos extraños.

apendicitis

Tras esa inflamación, lo que se producirá será un dolor tenue al principio, pero que se irá agudizando, alrededor del ombligo. Posteriormente, pasará al lado derecho, un poco más abajo que el anterior, del abdomen.

Movimientos bruscos, o no tanto, tos, o simplemente al caminar, nos provocará dolores intensos. Los síntomas van desde escalofríos y fiebre, hasta naúseas, vómitos y diarrea.

El procedimiento para curarlo se basa en una operación quirúrgica que lo que hace es extirparlo. Muerto el perro, se acabó la rabia, como se diría vulgarmente. Y por supuesto, se tratará de un procedimiento que se hará nada más diagnosticarlo, a no ser que exista una infección, para lo cual se tratará de eliminar previamente con antibióticos.

%d bloggers like this: